Palacete en Palma de Mallorca
Palacete en Palma de Mallorca
5/15

Observar, evaluar y restaurar para que quede constancia de la historia pasada en tiempos futuros. Es la premisa que guía los proyectos con más raigambre de CYROS.

Casal Balaguer es un gran palacio construido en el siglo XIV en el centro histórico de Palma de Mallorca, fue reformado en el s. XVI y posteriormente ampliado en el s. XVIII. Su última transformación, encaminada a abrirse a la sociedad mallorquina, ha merecido el reconocimiento como finalista en los Premios FAD de Arquitectura.

El Ayuntamiento de Palma de Mallorca decidió convertir el Casal Balaguer en una casa museo a través de la cual dar a conocer la historia de la ciudad. En su propuesta, los arquitectos mostraron máximo respeto por la herencia construida, a lo que añadieron atractivas soluciones para los nuevos usos sociales de la residencia.

 

Una intensa investigación arqueológica e histórica ha orientado las principales actuaciones sobre este edificio, que pretende revivir la historia de Mallorca. El visitante observa un ejemplo de casa señorial a la vez que entiende las fases de crecimiento de la construcción, así como la transformación histórica de la ciudad.

 

Generosos zaguanes soportados por arcos de piedra de Santany, columnas de mármol, largos recorridos por amplias estancias de techos infinitos... abolengo, carácter y solera de un edificio histórico que ha resistido con elegancia el paso del tiempo.

 

La planta baja es la nueva entrada a este centro cultural e incluye la recepción, la cafetería y un espacio de dos plantas destinado a exposiciones y conciertos.

 

En el piano nobile se han realizado trabajos de consolidación y restauración. Esta zona del Casal Balaguer está caracterizada por el “Gran Salón”, uno de los más grandes de Palma en el siglo XVIII. Una estancia amplia a la que se le han reforzado las vigas y se ha eliminado forjado intermedio para recuperar la grandiosidad original. Este gran salón, convertido en el museo del palacio, tiene acceso al vestíbulo principal desde una espectacular escalera.

 

En la planta entresuelo y en los porches se ha trabajado en la dotación de los servicios necesarios para el uso social del edificio como espacios de cocina, almacenamiento, baños o construcción de altillos. La última planta aloja los talleres de impresión del Círculo de Bellas Artes y una sala de conferencias.

 

En la vista aérea del edificio destaca la irregularidad de unas cubiertas que han sido reconstruidas en su totalidad. En el exterior, una superficie ondulada abarca un interesante sistema de periscopios que conducen la luz hasta la planta baja del edificio. En el interior, una estructura de vigas de madera originales del 1700 deja espacios diáfanos y sin pilares. En la azotea la terraza es una prolongación de la sala principal de esta planta, un escenario al aire libre para eventos sociales. A un nivel superior, otra terraza actúa como mirador del centro histórico de Palma de Mallorca.

 

Los nuevos menesteres sociales del Casal Balaguer demandaban una comunicación entre sus estancias lejos de la organización jerárquica original: amplias escaleras para la parte noble y estrechos pasos destinados al servicio. Se precisaba una circulación que conectara estructuras de diferentes épocas, además de ser muy intuitiva para facilitar el tránsito por un edificio de compleja simetría. Finalmente, un antiguo patio de ventilación orienta el movimiento vertical por la residencia.

 

El uso de la luz diurna es uno de los elementos más significativos de este proyecto de rehabilitación.  Los periscopios en las cubiertas y el sistema vertical de comunicación del edificio son la fuente y el canal de distribución de la luz natural desde la azotea hasta la planta baja.

 

La que durante el siglo XVIII fue morada de alta alcurnia, Casal Balaguer, seguirá formando parte de la vida de Palma de Mallorca más de 200 años después, pero con una función social adaptada a los nuevos tiempos.